Blog

Corazón de Alcachofa

En este espacio se comparten herramientas para conocerse, quererse y cuidarse.

Los símbolos presentes en la naturaleza, el Tarot, las artes y en mi propia historia son nuestro medio de comunicación y aprendizaje.

Solsticio de 1961

Región de la Auracanía

.

"Puedo ver el árbol del tronco que dio origen a las paredes de mi casa: un roble, grueso y firme: el más resistente de los árboles del sur. Como decía mi mami, hasta los más resistentes se caen. En el sur el viento es fuerte y en una de sus jugadas nos regaló el material que iba a cobijarnos.


A un extremo del tronco veo a mi papi. Cuerpo robusto, ceño fruncido y ojos negros siempre alerta. Al otro lado, el tío Segundo,  con su pelo abundante y sus bromas.

A un lado y al otro movían el tronco para cortarlo sobre la corvina: una especie de sierra que medía más de dos metros y se apoyaba en el suelo para aserruchar los tablones que formarían las paredes de la casa.


Los tablones tenían forma irregular y eso tenía su cuento, porque -al ponerlos uno al lado del otro- se formaban varias ranuras que dejaban pasar la luz del sol hacia dentro la casa.  Entre esas ranuras, había una que miraba al poniente y captaba el primer rayo de sol al amanecer. 


Mi papi, todas las mañanas, observaba como ese rayo bañaba nuestro suelo de luz. Todas las mañanas, dibujaba una marca en la tierra, que se iba corriendo poco a poco a medida que avanzaba el año.


Entre el 20 y 24 de junio ocurría algo mágico. La marca que todos los días había avanzado hacia un lado  decidía esta vez quedarse quieta, para anunciarnos que al día siguiente comenzaría a caminar hacia el lado contrario.

Eso nos indicaba que empezaríamos a acercarnos al sol nuevamente. Que se avecinaban los buenos tiempos. La naturaleza nos invitaba, así,  a preparar la tierra y las semillas para que la magia siguiera ocurriendo".

.

.

 Relato de María Neihual

Ghostwriter: Josefina Lagos :)

.

.

#autobiografias

#solsticiodeinvierno

#conlalunatrajedesastre

#autobiografias


11 vistas

© 2018 Josefina Lagos - Autobiografía

Diseño por Estudio Animala