Blog

Corazón de Alcachofa

En este espacio se comparten herramientas para conocerse, quererse y cuidarse.

Los símbolos presentes en la naturaleza, el Tarot, las artes y en mi propia historia son nuestro medio de comunicación y aprendizaje.

La humildad construye coraje

Actualizado: 16 de nov de 2018




Me levanté hoy día y vi que en el macetero en donde se almacena el humus había nacido una planta.


Así no más.


No sé cuál fue la semilla que se decidió a desarrollarse y no sé tampoco cómo es que el agua se metió entre medio.


Estaba llena de cáscaras de huevo, el humus. Y con algunos cuescos secos que seguramente se colaron sin querer a la compostera.


La planta quiso nacer ahí de todas formas.


Me puse contenta.



La palabra humus proviene de humildad. Y sí, tiene sentido, porque de alguna forma el barro nos conecta con la idea de humildad. Aceptar que somos humanos; que somos débiles: “polvo eres y polvo serás”.


El humus que tengo ahora entre las manos es el resultado de las cáscaras de lo que hemos estado comiendo aquí en esta casa durante más de tres años. Todo va a la compostera y los gusanos hacen su trabajo para que la magia ocurra: en menos de un año las cáscaras ya no son cáscaras, sino tierra de hoja.


Esta tierra, la misma que todavía mancha mis manos. Y que tiene cuescos, porque -aunque creo que desde el principio supe que los gusanos no comen semillas-, se me pasaron varios.

Pero me gusta sentir esos cuescos; sacarlos uno a uno, con paciencia. Ver que algunos, sin que haya habido una intención clara de por medio, están generando brotes por haber estado rodeados por tanto tiempo de nutrientes.


Sentir la humedad y aspereza de esta tierra entre mis manos me pone contenta y me hace pensar que, aunque parezca un poco contradictorio, la humildad nos da coraje. Nos enseña, de alguna forma, a ser menos pretensiosos. Y a confiar en que no necesitamos ser súper héroes para aportar a otros. Podemos ser tierra, podemos nutrir, a pesar de que algunas cascaritas de huevo aún sin pulir hayan pasado coladas. Podemos ser tierra en donde -quizás- alguna que otra una semilla se decida también a desarrollarse.

31 vistas

© 2018 Josefina Lagos - Autobiografía

Diseño por Estudio Animala